En narrativa, lo que no suma, resta

En narrativa, lo que no suma, resta

En narrativa, lo que no suma, resta
Si dejas en tu texto aquello que sobra, el lector caminará sobre un suelo desigual que no invita a seguir la senda de tu relato.

Es fácil de decir: en narrativa, lo que no suma, resta; pero no es tan fácil de aplicar. Y más difícil de aplicar todavía si hablamos de la escritura propia. Puede que eso se deba a que, para un autor, no resulta fácil saber qué puede estar sobrando en su texto. Pero veamos, antes de nada, qué nos permite distinguir entre lo que suma y lo que resta en una narración.

Veamos algunas de las cosas que más suman y algunas de las que más restan a la grandeza de una novela.

Leer más

Escribir es una herida abierta

Escribir es una herida abierta

Si no tienes tiempo para leer este texto, puedes escucharlo aquí:

Escribir es una herida abiertaReflexionar acerca de lo que es escribir es el cuento de nunca acabar. Se trata de una pregunta abierta. Y no es que siga sin respuesta, no. Es que tiene tantas respuestas como veces se ha formulado. Casi con toda seguridad, cada una de esas respuestas es tan verdadera como pueda serlo la propia pregunta o la necesidad de formularla. Así que, aquí va una reflexión más sobre lo que es escribir.

Estoy persuadido de que escribir es una herida abierta. Una herida por la que al escritor se le va la vida escribiendo, pero por la que aún se le va más vida si no escribe, pues eso le consume. El escritor es justamente eso, un morir sin escribir, un morir por escribir, un todo por y para las letras. Sí, escribir es una forma de vida, pero es más aún una forma de muerte. Y es una forma de muerte más penosa, si cabe, que laLeer más

5 puntos que dan credibilidad a un personaje

5 puntos que dan credibilidad a un personaje

5 puntos que dan credibilidad a un personaje

Si no tienes tiempo de leer este texto, puedes escucharlo aquí:

Uno de los pilares más importantes sobre los que se sustenta una historia de ficción es el personaje, los personajes. Aunque se disponga de una idea genial y de un planteamiento original y novedoso, una historia nunca podrá alcanzar su mejor versión si el diseño, presentación y arco evolutivo del personaje no están a la altura.Leer más

Decir mostrar no es mostrar

Decir mostrar no es mostrar

decir mostrar no es mostrarEn un artículo anterior («Dilo con tus propias palabras»), daba un breve y sencillo toque de atención a aquellos autores noveles que siguen refugiados en la cueva de los lugares comunes, donde se encuentra el yacimiento más importante del mundo de frases y expresiones repetidas hasta la convulsión. Recomiendo su lectura a todos aquellos que se esfuerzan por utilizar expresiones como «silencio sepulcral», «mariposas en el estómago», «como alma que lleva el diablo» y otras que son puro testimonio de que prefieren no trabajar y dejar que su estilo perezca bajo el peso del estilo de otros que, actualmente, ya resultan anónimos.

Quiero comentar ahora otro rasgo del escritor perezoso y poco comprometido con sus lectoresLeer más

Ponerse morado leyendo

Hay novelas que son para ponerse morado leyendo, ¿no te ha pasado nunca?

Ponerse morado leyendo
Hay lecturas que son para ponerse morado o peor incluso.

Me ocurrió hace unos días. Entre corrección y redacción, entre reuniones y publicaciones, saqué un momento de paz para leer, y lo hice. Se me ocurrió que sería buena idea ver qué andan publicando ahora los autores más nuevos, y lo hice. Entré en la página de Amazon y me descargué algunos títulos de narrativa de ficción de los publicados más recientemente. Y ¿por qué lo haría?

Leí las primeras páginas del primer título descargado y…, me puse morado leyendo. Literalmente, que no literariamente, por cierto….

Era tal el embrollo que el autor había liado con las comas que llegué a pensar que tal vez me lo había descargado en otro idioma o que, ya puestos, mi lector electrónico no andaba bien de batería, o que la pantalla, con sus achaques, no tenía capacidad suficiente para mostrar todas las comas; porque, insensato de mí, yo pensaba que estaban todas en el texto. Pero no era así, y me puse morado leyendo.Leer más

No puedo esperar

No puedo esperar

La prisas no son buenas consejeras, y menos aún para un escritor

Es una nube negra que tienen muchos escritores en la cabeza. Un nube negra que nubla la objetividad y el buen juicio. Pero esa nube solo está presente cuando piensan en sus propias creaciones; y desaparece cuando piensan en los trabajos ajenos, para los que luce un cielo despejado y brillante, acaso bajo la leve amenaza de unos engañosos cirrocúmulos de envidia que todo lo filtran y matizan de manera casi siempre tan inconveniente como imperceptible.

Esa nube, decía, es la que ofusca el entendimiento del autor sobre lo que más conviene a su trabajo en cada momento. Bajo la sombra de esa nube, el autor piensa un día que ha llegado el momento de publicar y dice «No puedo esperar», y autopublica su trabajo, tanto si lo ha revisado como si no lo ha hecho.Leer más

XII Errores comunes de los escritores noveles

XII Errores comunes de los escritores noveles

XII Errores comunes de los escritores novelesVamos con una nueva entrega de la serie dedicada a los errores que cometen algunos escritores noveles.

Si ves reflejados tus textos en estos análisis, no lo tomes como algo personal, lógicamente no es esa la intención, ya que han sido pensados para servir de ayuda en la detección y superación de los errores a aquellos que quieren mejorar su técnica.

34) Ensalada (de la casa) de adjetivos

Cuando todas las descripciones de personajes responden al mismo patrón

Una ensalada de la casa no es un plato muy sorprendente, la verdad. Casi siempre consta de los mismos ingredientes. Es algo parecido a lo que algunos autores hacen con las descripciones de sus personajes, que siempre les hacen un repaso como si fuera una ficha médica o policial.Leer más

Sinónimos y espantónimos

Sinónimos y espantónimos

sinónimos y espantónimosUn diccionario de sinónimos es una herramienta indispensable en la mesa de trabajo de un escritor; pocos quedan ya que no lo sepan o que lo duden. Pero son algunos más los que todavía no hacen un uso apropiado de esta utilísima herramienta.

Aún es necesario aclarar que, aunque la definición de sinónimo que da la RAE incluye la idea de que se trata de un término con el mismo significado que otro, lo cierto es que en la práctica esto no es de aplicación en un gran número de casos, por no decir en la mayoría.

Del mismo modo que, por ejemplo, el término inicio tiene el mismo significado que el término comienzo; solo es una verdad a medias decir que ambos tengan el mismo significado que el término principio, ya que su significado es igual solamente en algunas de sus acepciones.

Será el contexto inmediato lo que determine si el término sinónimo que buscamos tiene o no cabida en el texto, y son tan sutiles los matices que puede que el lector no entienda lo que dices.Leer más

Acotaciones en narrativa, el manual definitivo

Muchos autores, especialmente los noveles, aunque no son los únicos, aún escriben incorrectamente los diálogos en sus obras.

Las acotaciones en narrativa

Las acotaciones en narrativa, al igual que tantos otros elementos del lenguaje, están sujetas a determinadas normas que son de obligado cumplimiento, y no solo porque su inobservancia es, en sí misma, una falta de ortografía al mismo nivel que si usáramos un solo paréntesis o un solo signo de exclamación o de interrogación; sino también porque una expresión incorrecta de los diálogos provoca otras faltas ortográficas como daños colaterales.

Esas normas son muy sencillas de comprender, pero no siempre resulta igual de fácil aplicarlas a un texto; mucho menos aún incorporarlas al trabajo diario del escritor. Es algo que lleva un tiempo de aprendizaje.

Este trabajo, “Las acotaciones en narrativa“, viene a facilitar ese aprendizaje y a reducir considerablemente el tiempo de asunción y de incorporación de las normas ortográficas que afectan a los diálogos.Leer más

(XI) Errores comunes de los escritores noveles

(XI) Errores comunes de los escritores noveles ►

(XI) Errores comunes de los escritores novelesVamos con una nueva entrega de la serie dedicada a los errores que cometen algunos escritores noveles. Esta entrega está dedicada a fallos en el trabajo con el narrador.

Si ves reflejados tus textos en estos análisis, no lo tomes como algo personal, lógicamente no es esa la intención, ya que han sido pensados para servir de ayuda en la detección y superación de los errores a aquellos que quieren mejorar su técnica.

31) La escritura criptográfica.

A veces nos encontramos con escritos en los que el autor intenta por todos los medios captar el interés del lector, y ocurre que a falta de otros recursos más a mano, el autor tira de la criptografía, es decir que hace una narración enigmática y difícil de desentrañar.Leer más