La cocina de la narrativa

Los escritores siempre escriben

Un escritor siempre está escribiendo

Un escritor siempre está escribiendo

Un escritor siempre está escribiendo
A diferencia de un pintor, un escritor puede trabajar en cualquier parte. Un escritor siempre está escribiendo.

En algunas profesiones, quizás en casi todas, el profesional solo puede trabajar en determinadas circunstancias, bien porque su trabajo se realiza exclusivamente en un sitio, como ocurre con el gremio de los pintores.

Bien porque su trabajo se realiza sobre determinado objeto, como sería el caso de un mecánico de automóviles o de aviones o, sin ir más lejos, un médico.

Bien porque su trabajo se realiza exclusivamente con unas herramientas o unos útiles determinados, como le ocurre a un agricultor, para quien es harto difícil llevar a cabo su trabajo sin sus herramientas y útiles de labranza.

Bien porque su trabajo se realiza en un momento del día excluyente de otro cualquiera, como le ocurriría a un vigilante nocturno, a un panadero o a un basurero.

Sí que es cierto que un escritor, para realizar su trabajo, maneja herramientas y útiles (a veces muy útiles, como este diccionario inverso), o prefiere ubicarse en determinados lugares y quizás también a determinadas horas, con unas condiciones lumínicas y otras circunstancias específicas, sí, pero ninguna de ellas es imprescindible para desempeñar su oficio.

Un escritor no depende de tener a su alcance o no, una herramienta concreta o unos útiles exclusivos y excluyentes; un escritor no depende tampoco de estar en lugar determinado, ni actuar sobre un objeto en particular. Igualmente, la tarea de un escritor no depende de las manecillas del reloj, ni siquiera depende, como algunos creen, del consumo de ciertas sustancias alucinógenas. Aunque debo decir que esto mismo puede afirmarse de algunos editores sin temor a equivocarse, a la vista de algunos títulos publicados.

El escritor siempre está viendo, viviendo, escribiendo y describiendo una escena, un personaje, un título, una frase o una simple palabra. Aquellos que hayan nacido escritores y que además hayan desarrollado tal condición sabrán a qué me refiero.

El escritor siempre está imaginando una escena, todo a su alrededor es susceptible de ser convertido en literatura, pues ésta reside en todas partes, subyaciendo, esperando a ser descubierta.

Es probable que al hablar con un escritor, éste se muestre distraído a ráfagas, pensativo a fogonazos, iluminado a destellos…, que no sirva de molestia, es su forma de vivir. Cuando no se muestra así es que está escribiendo sólo de forma racional, sin que trasciendan a su rostro todos los procesos que se dan en su interior. Dicho de otra manera, cuando parece que un escritor no está escribiendo, tan solo lo parece.

 

Un escritor siempre está escribiendo

Víctor J. Sanz

Artículos relacionados

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos marcados con un * son obligatorios