10 caminos de inspiración

10 caminos de inspiración

10 caminos de inspiración para encontrar la idea de tu próximo relato >>

Ya se encuentra disponible la primera entrega de la colección Cuadernos de Escritura Creativa Ya se encuentra disponible la primera entrega de la colección Cuadernos de Escritura Creativa 10 caminos de inspiraciónque tratará cada uno de los aspectos fundamentales de la creación de una novela.    En esta primera entrega, titulada: "10 caminos de inspiración", se hacen 10 propuestas para despertar la inspiración. Se trata de 10 vías de búsqueda de ideas, de 10 ejercicios para excitar y ejercitar la imaginación del escritor, especialmente en aquellos momentos en que se siente acechado por el bloqueo.  El trabajo está basado en el primer capítulo del libro-taller "Tu factoría de historias" y que sirve de libro de texto en los talleres del mismo nombre. Si quieres aprender a escribir novela, puedes saber más de estos talleres aquí.   Este Cuaderno de Escritura Creativa nº 1, "10 caminos de inspiración" incluye el taller de escritura creativa "El elemento disonante", creado para el encuentro de los profesionales de la lengua LENGUANDO en impartido el pasado 8 de junio en Valencia.  "10 caminos de inspiración" está disponible en Amazon al precio de 1,5 euros.que tratará cada uno de los aspectos fundamentales de la creación de una novela.

En esta primera entrega, titulada: “10 caminos de inspiración“, se hacen 10 propuestas para despertar la inspiración. Se trata de 10 vías de búsqueda de ideas, de 10 ejercicios para excitar y ejercitar la imaginación del escritor, especialmente en aquellos momentos en que se siente acechado por el bloqueo.

El trabajo está basado en el primer capítulo del libro-taller “Tu factoría de historias” y que sirve de libro de texto en los talleres del mismo nombre. Si quieres aprender a escribir novela, puedes saber más de estos talleres aquí.

Este Cuaderno de Escritura Creativa nº 1, “10 caminos de inspiración” incluye el taller de escritura creativa “El elemento disonante”, creado para el encuentro de los profesionales de la lengua LENGUANDO en impartido el pasado 8 de junio en Valencia.

10 caminos de inspiración” está disponible en Amazon al precio de 1,5 euros.

En las próximas entregas de Cuadernos de Escritura Creativa se tratará la creación de personajes, el diseño de la trama, la proyección del conflicto narrativo y la elección del narrador, entre otros temas.

Las buenas ideas siempre llegan

Las buenas ideas siempre llegan

Las buenas ideas siempre llegan >>

Cuando se escribe una historia —da igual si corta o larga— a veces ocurre que algo invisible impide su desarrollo a partir de un punto determinado. La causa puede ser un personaje que hace o dice —o que no hace o que no dice— algo que cambia por completo el curso del argumento y, por el momento nos pasa desapercibido. Puede tratarse se un mal enfoque del asunto a narrar. Ya sabemos que cada historia exige no solo su forma de ser contada, sino también su enfoque. Y este precisamente es un ejercicio muy recomendable para todo escritor antes de abordar la redacción de una historia: probar los distintos enfoques; pues es seguro que, de entre todos, solo habrá uno óptimo, uno que nos presente la historia de una forma “genial”.

Las buenas ideas siempre llegan

Esa historia que se atasca, que no avanza —ni retrocede—, queda moribunda encima de la mesa de trabajo, pero está más viva que nunca en la mente del escritor, donde está por un tiempo como en el programa de centrifugado de una lavadora. Bien, pues ese centrifugado no suele contribuir a que las ideas se aclaren. Por contra, suele convenir dejarlo estar, apartar la mirada de esa historia moribunda y esperar a que la idea llegue, porque las buenas ideas siempre llegan. Nadie garantiza que lo hagan pronto, pero si son buenas llegarán; solo hay que estar…, distraído. Sí, distraído, porque si la idea es buena, saldrá a la superficie en cualquier momento, aunque el ambiente no acompañe, aunque la actividad lleve la mente del escritor a tierras muy alejadas de la historia a la que pertenece; aunque todo esté en su contra (aparentemente) la idea que resuelva el atasco en la redacción llegará.

Por tanto, la recomendación es montar, cerca del escritorio de trabajo, un sanatorio para las historias convalecientes a la espera de que la cura que las devuelva  a la vida sea inventada.

La infancia de las ideas

La infancia de las ideas

Al igual que las personas, las ideas también tienen una edad temprana y tierna en la que son más susceptibles de ser moldeadas. Es la infancia de las ideas.

La infancia de las ideas

De todas las improntas que nos deja la vida, las más duraderas son las que se reciben durante la infancia las que dejan una huella más profunda, tal vez imborrable, para el resto de la vida. El primer beso de mamá, el primer animal que vemos, el primer miedo que sentimos, la primera palabra de una persona extraña…, quien sabe. Durante el periodo de la infancia uno está expuesto a ser moldeado a imagen y semejanza de las circunstancias en las que se desarrolla su vida, de su entorno más inmediato.

Al igual que las personas, las ideas también nacen un buen día, y tienen su infancia, durante la cuál se muestran vulnerables, cambiantes…, incluso algunas mueren.

Las ideas, durante su infancia necesitan el mayor de los cuidados, la mayor de las atenciones, el mayor de los cariños y la mayor de las esperanzas de llegar a convertirse en una idea de provecho.

Al igual que las personas, las ideas también tienen una edad temprana y tierna en la que son más susceptibles de ser moldeadas. Es la infancia de las ideas.

Cuando una idea nace debemos estar muy atentos y ser muy cuidadosos, no debemos ponerle muchas ropas, ni dejar que se resfríe, evitar cualquier contaminación pero no caer tampoco en un aislamiento extremo. Todo cuanto hagamos o no hagamos con nuestra idea formará parte de ella. Como a un hijo debemos guiarla, educarla, dejar que se equivoque de vez en cuando, para que aprenda; enseñarle, corregirla; trazar ante ella mil caminos posibles, para que elija.

Pero nosotros…, nosotros también somos como un niño durante la infancia de las ideas, de la misma manera que ellas nacen a nosotros, nosotros, de alguna manera, nacemos a ellas. Dejan en nosotros una huella duradera que, cuando fosiliza, es muy difícil de alterar. Ninguna lluvia torrencial se llevará la primera huella que deja en nosotros una idea cuando nacemos a ella, todo cuanto le llueva encima le añadirá, pero no le restará.

Cuando nacemos a la idea de una historia que narrar, la primera idea, la más temprana, la más tierna de todas cuantas surgirán a su alrededor será «la idea» con la que trabajemos de ahí en adelante, tal vez con pequeñas variaciones, pero será con “ella”. Difícilmente podremos cambiarla de forma sustancial, quizás algo de atrezo, quizás algún aderezo o condimento. Cualquier cambio de consecuencias más profundas nos producirá, a buen seguro, una sensación de traición, de abandono, de dejar atrás algo que ocurrió en nuestra infancia; de dejar atrás, quizás, nuestro nacimiento a la infancia de esa idea.

Cuando los cambios, las matizaciones, los atrezos y los aderezos, los condimentos y los complementos, nos impidan ver con claridad el camino a seguir junto a nuestras ideas, volvamos a la infancia, a la nuestra, a la infancia de las ideas; retomemos su esencia y partamos de nuevo en nuestro camino de encontrar la historia que nos nació, la historia a la que nacimos.