¿Son fiables todas las opiniones de los lectores en Amazon?

¿Son fiables las opiniones de los lectores?

opiniones de los lectoresCuando se habla de escritores, una de las primeras divisiones que viene a la cabeza es entre noveles y el resto, llámense estos como se quiera. Así, tenemos escritores noveles y escritores… veteranos.

Pero muy pocas veces, por no decir ninguna, se recurre a una división semejante para aplicar al colectivo de lectores. Es bien comprensible, ya que se da por sentado que se empieza a leer desde la infancia. Y luego, en algún momento indefinido y por circunstancias desconocidas, uno deja de ser lector novel. Y pasamos a ser otra cosa, lector experto, veterano o avanzado o como cada uno quiera llamarlo.

Bien, pues está visto queLeer más

(V) Errores comunes de los escritores noveles

(V) Errores comunes de los escritores noveles ►

Seguimos con esta serie de artículos dedicados a los errores más frecuentes en los trabajos de los autores noveles.

Si ves reflejados tus textos en estos análisis, no lo tomes como algo personal, lógicamente no es esa la intención, ya que han sido pensados para servir de ayuda en la detección y superación de los errores a aquellos que quieren mejorar su técnica.

13) La palabra cautivadora que solo me cautiva a mí. A todos nos ha pasado alguna vez que elegimos una palabra que nos cautiva y no dudamos en utilizarla tantas veces como el texto se preste a ello, incluso aunque el contexto le sea claramente hostil. Esa palabra que nos cautiva, nos hace cautivos de su uso, pero no cautiva a los lectores, especialmente si se la encuentra varias veces en la misma página, y así página tras página. Suelen ser verbos comodín que se utilizan para todo, o adjetivos que se aplican a todos los personajes o ubicaciones, o coletillas que utilizan tanto el narrador como varios de los personajes (cuando no todos ellos), o tal vez sustantivos como medio alternativo de referencia a un personaje, y que al autor el parecen la única opción posible para mencionar al personaje en cuestión. Creo que es obligación del autor, novel o no, revisar su texto también en este apartado, si bien esta revisión tiene importantes variables subjetivas y no es fácil establecer una norma o regla a seguir.

Errores de escritores noveles. Error nº13: La palabra cautivadora. Clic para tuitear

14) Mira todo lo que he estado estudiando. Cuando para el desarrollo de la obra ha sido necesario un proceso previo de estudio y documentación, al autor novel le resulta particularmente difícil evitar desplegar todos los conocimientos adquiridos en la corriente narrativa de su obra. A veces, estas informaciones se integran bien en el relato y su presencia es a propósito de la propia trama o de la caracterización de los personajes; pero es muy delgada la línea que separa lo necesario, de lo superfluo. La buena noticia es que esta línea, aunque delgada, no es invisible. Una lectura con mirada crítica desvelará enseguida al autor, qué informaciones de las que pretendía incluir ayudan a la historia y cuales la frenan.

Errores de escritores noveles. Error nº14: Mira cuánto he estudiado. Clic para tuitear

15) Mira lo que sé hacer. Este error es también muy típico del que empieza su aventura en las letras. Consiste en precipitarse por demostrar (y presumir de ello) esa técnica y esos conocimientos incipientes con que el autor novel se siente especial y, por qué no decirlo, tal vez un poco por encima de los demás. Creo que se me entenderá mejor si pongo un ejemplo. Imaginad un niño en su primera fiesta escolar de Navidad. Miradlo, ¿veis cómo a medida que sale al escenario va buscando a sus padres con la mirada y, nada más encontrarlos, comienza a saludar? Siguiendo con el símil esto no es algo que se le haya visto hacer a ningún actor profesional de teatro, al menos no que se tenga noticia.

Errores de escritores noveles. Error nº15: Mira lo que sé hacer. Clic para tuitear


Si tienes interés en aprender a subsanar y prevenir estos y otros errores típicos del escritor novel, envíame un mensaje a través de este formulario y  diseñaré para ti un taller personalizado y al mejor precio.


Ver todas las entradas de: “Errores comunes de los escritores noveles

Comprar el libro «Errores comunes de los escritores noveles y cómo evitarlos», donde encontrarás muchos más errores y consejos.

© Víctor J. Sanz

Consulta aquí: todos mis cursos de narrativa en la Escuela de Formación de Escritores.Errores comunes de los escritores noveles (V)

(III) Errores comunes de los escritores noveles

(III) Errores comunes de los escritores noveles >>

Errores comunes de los escritores noveles (III)Hoy traigo la tercera entrega de esta serie de Errores comunes de los escritores noveles, donde intento prevenir a las plumas primerizas de aquellos errores que les acechan desde cualquier recodo de su camino.

 7) Atento, que te voy a asustar. Un error incomprensiblemente frecuente es ese en el que incurre el autor novel cuando intenta que lo que ha escrito le quede claro al lector aunque sea por vías en absoluto recomendables. Cuando la inseguridad sobre su trabajo lleva al autor novel a explicar al lector lo que ha escrito, se producen situaciones realmente curiosas. Imaginemos a un autor de terror que intenta construir una escena con la que espera una gran producción de carne de gallina. Después de la escena en cuestión, se dirige directa e inexplicablemente al lector para decirle: “Esto ha sido un SUSTO. Pero un SUSTO en mayúsculas”. No sabe uno ya si el autor es del género de terror o es un autor terrorífico; pero lo que sí parece claro es que está faltando al respeto al lector y que puede estar convirtiendo su obra al género de la comedia y a él mismo en su protagonista.

Errores de escritores noveles. Error nº7: Atento, que te voy a asustar. Clic para tuitear

8) Por sus conocimientos los conoceréis. Otra tentación a la que sucumben muchos autores noveles es la de mostrar al lector cuánto conocen y cuánto dominan una área concreta de conocimientos. Ya sea por haber cursado estudios superiores de la materia en cuestión, ya se como fruto de un concienzudo y profundo periodo de documentación, el autor novel se haya en posesión de una serie interminable de datos precisos que está deseando exhibir ante el lector. La impaciencia, o quién sabe si cierto afán de superioridad, le llevan a verter en su narración todos esos conocimientos. En sí mismo este vaciado intelectual no es un problema, sino que este viene cuando el autor se olvida de que está en mitad de una narración literaria y adopta el modo libro de texto: se hace un hueco entre los personajes y, adoptando la voz del narrador, o ni siquiera eso, suelta su parrafada cargada de datos, por lo demás, inservibles al progreso de la historia que narra. Cualquiera puede darse cuenta de esto porque se produce un escalón insalvable entre un  tipo de narración y otro, pero también porque, más allá de las consideraciones lingüísticas, en la mente del lector surge con fuerza una pregunta: ¿y esto, a qué viene? No dudo que sea información de gran interés, pero ninguna información, por interesante que sea, merece absorber el protagonismo por encima de la trama y de los personajes. Por lo tanto es recomendable verter la información precisa, y solo la precisa, en el torrente narrativo, ya sea por boca del narrador como por boca de alguno de los personajes, y esto solo en el caso de que esa información entre al servicio del progreso de la narración hacia su desenlace y no al de alimentar el ego del autor.

Errores de escritores noveles. Error nº8: Por sus conocimientos los... Clic para tuitear

9) Lee tú, que yo no tengo tiempo. Solo una cosa explicaría que un autor cometa ciertos errores en sus trabajos, y es la falta de una lectura crítica de los mismos. Y a veces, no es que no hagan esa lectura crítica, sino que ni siquiera se molestan en hacer una lectura simple. Escriben deprisa e intentan, más deprisa todavía, vender su trabajo a los pobres e incautos lectores que se cruzan en su camino. No se toman un tiempo para revisar su obra porque, al parecer, son infalibles en la escritura. O bien es porque creen eso o bien, y esto es lo más común y más grave, porque el lector les importa lo mismo que la más miserable de las inmundicias. Un autor nunca debería pedir a un lector que le dedique varias horas de su vida a leer un  trabajo para que el que él ni siquiera se tomó la menor molestia en hacer medianamente bien.

Errores de escritores noveles. Error nº9: Lee tú, que yo no... Clic para tuitear

Ver todas las entradas de: “Errores comunes de los escritores noveles

Comprar el libro «Errores comunes de los escritores noveles y cómo evitarlos», donde encontrarás muchos más errores y consejos.

© Víctor J. Sanz

(II) Errores comunes de los escritores noveles

(II) Errores comunes de los escritores noveles ►

(II) Errores comunes de los escritores novelesContinuamos hoy con la lista de errores comunes de los escritores noveles que iniciáramos recientemente. Nadie debe alarmarse o avergonzarse si se ve identificado en uno o varios de los errores comentados en este análisis, pero sí debe alarmarse y avergonzarse si se ve identificado y no le nace de súbito un propósito de enmienda arrasador e irreversible que termine con un notorio progreso.

4) El inoportuno análisis de la actualidad. Hay casos en que, sin venir a cuento de la historia que se pretende tejer entorno a la atención y el interés del lector, el autor se ve en la obligación de colar en la narración el fruto de su más esforzado ingenio y capacidad de análisis. Incluir datos concretos o bocetos de proyectos de esquemas de borradores de concienzudos análisis políticos, económicos o de cualquier otro orden, que tan solo guardan una relación tangencial con el hilo principal de la historia, no es lo que el lector espera de una obra literaria, para eso ya tiene la prensa. Hay quien se empeña en ofrecer datos concretos, y hasta locales, como parte de su brillante argumentación. Esto es especialmente triste cuando el autor consigue retratarse o posicionarse ante el lector, superando con creces en protagonismo a la propia historia y a sus personajes principales. Considero un error gigante llevar a cabo el titánico esfuerzo de escribir una novela para fabricar poco más que el contenedor de una opinión política, y a veces, como digo, es poco más que eso lo que se fabrica.

Errores de escritores noveles. Error nº4: El inoportuno análisis de la actualidad. Clic para tuitear

5) “Entre comillas”. Cuando el autor novel se ve en la duda de si su mensaje habrá llegado hasta el lector recurre a herramientas cuya utilidad confunde con su necesidad. La inseguridad puede llevarle a entrecomillar toda aquella palabra o expresión en la que haya depositado una supuestamente brillante segunda intención. Las comillas, según recomienda la RAE en su Panhispánico de Dudas, deben usarse para reproducir citas textuales, incluidas las integradas en un estilo indirecto; para dar a entender al lector que se trata de un pensamiento y no de un  diálogo del personaje; para indicar que una palabra es impropia en ese contexto por un uso indebido por parte del personaje en cuestión, debido a una mala grafía o a una mala comprensión de su significado, la RAE cita como ejemplo el siguiente: dijo que la comida llevaba muchas “especies”, pero incluso en casos así recomienda el uso de la cursiva en vez de las comillas. La RAE menciona algún otro caso, pero ninguno más relacionado con este uso abusivo de las comillas que, desde el punto de vista literario, puede llegar a constituir un menosprecio al lector a quien el autor ve la necesidad de explicarle los chistes haciendo aspavientos. Si tiene esa necesidad es porque el chiste no era bueno, porque lo que le ha contado no estaba a la altura.

Clic para tuitear

6) Admira mi cultura literaria. Algunos autores noveles, quizás en un intento de dar a entender que se hayan en posesión de unos supuestos vastos conocimientos literarios, se dedican, página tras página, a citar nombres de autores de reconocido prestigio. Aparte de cierta petulancia, esto no sería sospechoso de nada más, salvo en aquellos casos en que el autor novel escribe incorrectamente los nombres de esos autores o de sus obras, lo que vendría a demostrar que, o bien realmente no los ha leído, o bien no ha comprobado cómo se escribe su nombre, o bien ambas cosas. En cualquier caso, tanto si los ha leído tal y como intenta hacer creer, como si no lo ha hecho, lo mínimo exigible al autor es que se documente antes de ofrecer contenido a sus lectores. Por otra parte, quiero llamar la atención sobre el hecho de que haber leído o no los autores o las obras citadas, no le confiere al autor novel, aunque él crea que sí, la capacidad creativa o la calidad literaria de aquellos.

Errores de escritores noveles. Error nº6: Admira mi cultura literaria. Clic para tuitear

Ver todas las entradas de: “Errores comunes de los escritores noveles

Comprar el libro «Errores comunes de los escritores noveles y cómo evitarlos», donde encontrarás muchos más errores y consejos.

© Víctor J. Sanz

(I) Errores comunes de los escritores noveles

(I) Errores comunes de los escritores noveles ►

(I) Errores comunes de los escritores novelesCuando un escritor comienza su carrera, aunque este momento no siempre se tiene claro y definido en el tiempo, la técnica es algo de lo que se suele carecer casi por completo. Se desconoce la técnica y a veces hasta el uso más básico del lenguaje, aunque es cierto que estos casos son los menos.

Iniciamos aquí una serie de artículos que repasarán los errores más comunes de los escritores noveles:

Las acotaciones en los diálogos.- Este es uno de los más extendidos y de los que resulta más fácil detectar porque salta a la vista. Hay quien utiliza guiones en vez de rayas (o guiones largos); hay quien abre línea nueva y comienza con comillas; hay quien, por si las moscas, pone guiones (que no rayas) de más; y hay otros varios quienes que hacen cosas que no puede explicar cualquiera. Reconozco que puede parecer algo no muy sencillo de aplicar en la escritura cotidiana, pero como todo en la vida, es cuestión de fijar conceptos y de práctica. En su día publiqué un repaso a este asunto con ejemplos que dejan claros los usos más cotidianos. En una futura entrada de esta misma serie, hablaremos de los errores estructurales y funcionales que comenten los escritores noveles en las acotaciones, más allá de los errores formales.

Errores de escritores noveles. Error nº1: Las acotaciones en los diálogos. Clic para tuitear

Mira lo que hago.- No son pocos los escritores noveles que pretenden informar al lector hasta del más mínimo detalle de la vida de los personajes. Tanto utilizando un narrador omnisciente como uno testigo, como uno en primera persona, tanto les da, son capaces de entrar a describir cada cosa sin importancia que hace o le sucede al personaje. Uno se queda pensando, me lo contará por algo; pero uno deja de pensar eso cuando, acabada la novela, tiene que tirar a la papelera todas esas notas mentales que el autor novel le ha ido dejando con todas esas cosas que le ha contado para nada o, peor aún, para rellenar. La narrativa es otra cosa. Incluso cuando se narra a través de un narrador cámara, incluso entonces, la narrativa es otra cosa. Se escribe para contar la diferencia, lo singular, lo excepcional, de lo demás, los lectores ya tenemos suficiente cada uno en nuestra vida cotidiana como para ir a buscar más en un libro.

Errores de escritores noveles. Error nº2: Mira lo que hago. Clic para tuitear

Esas palabras tan chulas.- A algunos escritores noveles les parece que deben recorrer cada rincón del diccionario en busca de esos términos tan rebuscados que solo conocen unos pocos y con cuyo uso piensan alcanzar alguna distinción y reconocimiento por parte de los lectores. Hay muchos argumentos de peso en contra de esta práctica, pero los más sencillos son los más efectivos: Si usas unos pocos de estos en tu novela, serán como salpicaduras de pintura roja sobre un lienzo nuevo que solo pondrán de manifiesto que el resto del lienzo no tiene pintura. Si usas muchos se notará enseguida que todavía no eres ese erudito que pretendes simular. Si a cada uno que uses no le das el sentido y el contexto que su naturaleza exige, será como salir a tomar el sol a mediodía, lo más probable es que tu texto y tú terminéis con quemaduras de primer grado. Independientemente de cuántos de estos términos consigas “colar” en tu novela y aunque lo hagas integrándolos perfectamente, corres el riesgo de que el resto de la historia en su aspecto funcional y estructural lo desmerezcan por completo, quedando la forma muy por encima del contenido; lo que no hablaría muy bien de la novela. La narrativa no es solo cómo se cuenta, sino también lo que se cuenta. Así pues, si después de todo lo vas a hacer, hazlo con cuidado, midiendo las consecuencias y respetando la inteligencia del lector.

Errores de escritores noveles. Error nº3: Esas palabras tan chulas. Clic para tuitear

Ver todas las entradas de: “Errores comunes de los escritores noveles

Comprar el libro «Errores comunes de los escritores noveles y cómo evitarlos», donde encontrarás muchos más errores y consejos.

© Víctor J. Sanz