Una trepidante publicidad plagiada que te dejará sin ganas de comprar la novela

¿A cuántos escritores habéis visto anunciar su novela en los siguientes términos?

UN TREPIDANTE THRILLER QUE TE DEJARÁ SIN ALIENTO

En estos mismos términos o en cualquiera de sus variaciones, incluyendo la especificación de “histórico” o de “psicológico”, o de “romántico”, entre otras.

Si copian de otros lo que tienen que decir de su propia obra, no me imagino cómo será de original (o de trepidante) el texto. De momento, el aliento que me quita es el que me hubiera empujado a comprar su novela.

Para distinguirse de otros, repetir lo mismo que dicen esos otros no se ve como una alternativa segura. Es el riesgo de trabajar con palabras y fórmulas desgastadas por el uso masivo y abusivo, que vaya usted a saber qué significado han tomado ya en la mente de cada lector. Lo que inicialmente significaba “trepidante“, hoy se ha asentado en la mente del lector como sinónimo de muy distintos relatos, los cuales participarán en muy distinta medida de ese significado inicial. De esta manera, hemos pasado a modificar el significado de este término en el subconsciente colectivo, al que deberíamos comenzar a llamar, acaso más acertadamente, “inconsciente colectivo” ya que está formado por un colectivo de inconscientes que no son conscientes de las consecuencias de su elección de palabras y expresiones cuando de vender se trata.
 Una trepidante publicidad plagiada que te dejará sin ganas de comprar la novela
Si a esto añadimos que a algunos de esos escritor@s no les tiembla absolutamente nada el pulso cuando utilizan fotografías, probablemente sin derecho a hacerlo, de actores y actrices famosos para promocionar su obra, podremos empezar a entender el escaso respeto que tienen por el lector, acaso solo respeten una o dos cosas de él: su dinero y sus alabanzas.

La promoción de una obra hoy en día, cuando el mercado está saturado de títulos y de autores, exige algo más de esfuerzo y algo más de respeto para con la inteligencia del lector.

Por supuesto, no se trata de no volver a usar en la vida los términos “thriller”, “trepidante” o “aliento”, sino que se trata de no repetir la misma fórmula. Di lo mismo, pero dilo a tu manera, con tus palabras, con tu estilo, sobre tu obra; y no a la manera en que lo dijeron otros, con sus palabras, su estilo y sobre su obra.

Distínguete del resto, empieza por respetar al lector.


Una trepidante publicidad plagiada que te dejará sin ganas de comprar la novela

Víctor J. Sanz

(IV) Errores comunes de los escritores noveles

(IV) Errores comunes de los escritores noveles ►

Hasta ahora hemos repasado nueve de los errores más frecuentes de los escritores noveles, hoy vamos con una nueva entrega de esta serie: Errores comunes de los escritores noveles (IV)

10) Los posesivos. Cuando estamos describiendo las acciones de un personaje, en una redacción fluida, sin grandes parones, es posible que se nos cuele algún posesivo cuando con un artículo se hubiera resuelto perfectamente la frase. Por ejemplo, en la frase Antonio abrió sus ojos, el posesivo solo tendría verdadero sentido y sería casi irreemplazable si estamos en un contexto con carga poética o si Antonio ejerce de cirujano oftalmólogo o de sádico asesino en serie. En realidad, sería suficiente y más correcto decir Antonio abrió los ojos. Este uso de los posesivos se da también en frases como Bernardo levantó sus brazos o en casos más llamativos como María se tocó sus piernas, en que el reflexivo ya incorpora la idea de que las piernas que toca van a ser las suyas. Mientras escribimos no solemos reparar en detalles como este uso de los posesivos, pero no es admisible que sobrevivan a la revisión más liviana que podamos hacer del propio texto.

Errores de escritores noveles. Error nº10: Los posesivos superfluos. Clic para tuitear

(IV) Errores comunes de los escritores noveles

11) Viajes en el tiempo. O mejor dicho, viaje por los tiempos verbales. Es error frecuente en algunos autores el cambiar de tiempo verbal durante la narración. Pasando de narrar en tiempo presente a narrar en tiempo pasado o viceversa, o alternativamente, o de forma arbitraria. Al igual que el error número diez, este no debería sobrevivir a la menos ambiciosa de las revisiones de nuestro escrito.

Errores de escritores noveles. Error nº11: Viajes en el tiempo. Clic para tuitear

12) Personajes desechables. Cuando el autor novel está muy emocionado con la idea de su obra, con su planteamiento, con su planificación (si es que es de los que prefieren planificar), o ya directamente con su redacción, suele desatender aspectos delicados que dejan en evidencia cierto grado de impericia que, por fortuna, también es fácilmente subsanable. En ocasiones, los autores olvidan insuflar vida en sus personajes y los dejan a su suerte, convertidos acaso en una exigencia del guion, en un accidente, en un apuntador que dice, ¡qué casualidad!, las frases que el otro personaje necesita exactamente para soltar su discurso que, también casualmente, viene cargado de informaciones que el autor estaba deseando soltarle al lector.

Errores de escritores noveles. Error nº12: Personajes desechables. Clic para tuitear


No te ofendas si te has sentido identificad@ con alguno de estos errores, todos los hemos cometido en los primeros escritos. Que se sepa aún no ha nacido un solo escritor libre 100 % de errores.

Si quieres evitar cometer estos y otros errores noveles, puedo ayudarte con los talleres de narrativa que imparto en la Escuela de Formación de Escritores.


Ver todas las entradas de: “Errores comunes de los escritores noveles

Comprar el libro «Errores comunes de los escritores noveles y cómo evitarlos», donde encontrarás muchos más errores y consejos.

© Víctor J. Sanz