La cocina de la narrativa

Informe de valoración comercial de una novela, ¿en serio?

Informe de valoración comercial de una novela, ¿en serio? ►

Informe de valoración comercialEn Internet se ofrecen muchos servicios a escritores. Son servicios de todo tipo, revisión, corrección, asesoramiento, talleres de formación, reseñas, informes de lectura…, y los ofrecen pequeñas editoriales, profesionales independientes, empresas, entidades de formación… Y cada uno lo hace poniendo el foco en aquello que resulta más de su interés.

Hay pequeñas editoriales que ofrecen paquetes de edición por un “módico precio”, y entre los servicios que incluyen se encuentra el del “Informe de valoración comercial”. Bueno, parece lógico que una editorial tenga cierta visión sobre lo que pueda o no llegar a venderse y en qué medida.  Y no parece menos lógico que tengan cierto interés en anticiparse al posible resultado económico de sus operaciones. Pero yo me pregunto cuál es la percepción que puede tener un escritor de este servicio y sus fines, y de su obra en ese contexto. Aquellos que escriben para ser leídos no podrán encontrarse muy cómodos en este enfoque de su trabajo, mucho menos cómodos desde luego que aquellos que conceden prioridad a las ventas sobre la calidad o sobre los propios lectores.

¿Realmente es un buen argumento de venta de servicios este “informe de valoración comercial”? Aunque no sea estrictamente así, en cierto modo, a un autor podría darle un poco igual si su trabajo se vende más o menos. Pero claro, cuando lo anuncia una editorial que lo que quiere es venderle al autor sus servicios y que él se haga cargo de buena parte de los costes, cuando no de todos, parece bastante lógico que utilicen ese argumento de ventas, al fin y al cabo no se están dirigiendo al autor, sino al inversor que costea la publicación. Un inversor que además de haber escrito un libro, tiene que cargar con los costes de su publicación y de lo que solo le cabe esperar un porcentaje y no siempre muy alto.

Si a esto unimos la flagrante falta de profesionalidad a que en ocasiones se expone el autor, ya tenemos el cóctel completo.

Para empezar, creo que desde que uno tiene que pagar para que publiquen sus libros, ningún precio es módico, y ningún servicio en esa línea ayudaría a ningún autor a destacar entre otros muchos que pudieran hacer frente al mismo coste.

Y tú, ¿qué opinas de los “informes de valoración comercial” previos que ofrecen las editoriales cuyo negocio reside más en el autor que en el lector?

12 Comentarios

  • Víctor L. Briones
    marzo 11th, 2015 · Responder

    Que son un argumento no literario y ni siquiera realista en ocasiones dentro de un sector en el que la edición a pequeña escala tiene muy complicado encontrar unas ventas decentes que justifiquen la inversión que ese autor-inversos realiza.
    Están vendiendo, esos informes, un producto al margen de la calidad literaria. Es un gancho, como los extras de un coche, para ver si convencen al autor de que ellos, los que redactan ese informe, son los menos malos. Otra cosa es que ese tipo de argumentario sea un documento de trabajo interno en un auténtico trabajo editorial, pero ahí ya entra en juego la profesionalidad del equipo editorial y me temo que en tu artículo solo hablas de gentes que quieren sacar el dinero al autor, ese tipo de profesionales está condenado a desaparecer, porque dependen de un auge momentáneo que desaparecerá. Quiero que llegue el día en que los pequeños proyectos editoriales también dispongan de una calidad y un trabajo suficientes.

    • victorjsanz
      marzo 11th, 2015 · Responder

      Hola, Víctor:
      Muy agradecido por tu visita y tu comentario.
      Así es, me refiero lógicamente a quienes tienen por objeto de sus transacciones comerciales al autor antes que al propio libro.
      Si el autor se hace cargo de todo o casi todo el coste de la publicación, el riesgo que corre la editorial es mínimo y, por tanto, la calidad de lo que muevan también podrá estar muy cerca del mínimo.
      Esto no quiere decir que todo lo que ese tipo de editoriales publiquen sea malo, pero si al fin y al cabo la cosa depende del bolsillo de cada autor, evidentemente ya no estamos hablando de escribir, sino de vender, y esto independientemente de la calidad que se venda.
      Yo también espero el día en que esos proyectos editoriales se apunten al carro de la calidad y dejen de mirar al autor como a una mercancía, porque al fin y al cabo es el proveedor de lo que ellos venden, ¿qué clase de empresa le cobra a sus proveedores por servirles mercancía?, eso no lo hace ni El Corte Inglés.
      Se suele decir que, en las redes, cuando te ofrecen algo gratis, el producto eres tú, pero en este caso además hay que pagar por ser producto. Es el no va más en el mundo empresarial. Dicho de otra manera, vive de tus proveedores hasta que puedas vivir de tus clientes.

  • Paco Sánchez
    marzo 11th, 2015 · Responder

    Víctor, creo que puede llegar un momento en el que cada vez haya más escritores que vean saciadas sus aspiraciones literarias con un “informe de valoración comercial” de estos muy positivo. Incluso que compitan entre sí para ver quién tiene el informe más grande. De modo que no harían falta lectores, las editoriales ganarían dinero vendiendo informes y los escritores serían felices comprando su ego. Un despropósito.

    • victorjsanz
      marzo 11th, 2015 · Responder

      Hola, Paco. Agradecido por la visita y el comentario.
      Un comentario inteligente que espero que nunca llegue a materializarse, aunque para ello, eso sí, hay que cambiar la dirección de la locomotora, porque el precipicio se acerca a nosotros a una velocidad de vértigo.

  • Pancho
    marzo 22nd, 2015 · Responder

    Mi experiencia: Yo contraté un pack de bajo precio con una de esas editoriales de autoedición. En el mismo había un servicio de corrección. El caso es que en el texto había errores tipográficos que ellos tenían que haber detectado y avisarme para subsanarlos. No fue así. Ahora estoy buscando algo de tiempo para encontrar otros posibles errores y volver a contactar con ellos para corregirlos.

    • victorjsanz
      marzo 22nd, 2015 · Responder

      Hola, Pancho:

      Gracias por tu visita y tu comentario.
      Una experiencia a tener muy en cuenta.
      Gracias por compartirla

  • Chris J. Peake
    abril 12th, 2015 · Responder

    Y si quiero saber el potencial comercial de mi obra??
    Jajaja no se me ofendan, bromeo.
    Estoy contigo en que eso tendría sentido como informe interno de una editorial, aunque es una pena que sea determinante para aceptar publicar una obra. Pero las editoriales son empresas, qué le vamos a hacer.
    Por otro lado, si alguien lo ofrece como servicio independiente… Bueno, podría ser legítimo, pero estoy de acuerdo en que los límites morales de la relación vendedor-producto-cliente son difusos. Al autor se le ningunea, se juega con su necesidad de escribir y con sus expectativas de éxito.
    Hay que tener mucho cuidado al elegir editor, representante, etc. Sobre todo, mucha paciencia. Y eso, además, son palabras tuyas.

    Saludos!

    • victorjsanz
      abril 12th, 2015 · Responder

      Hola, Chris.
      Honrado por tu visita.
      Si no es que sea lícito o ilícito, ni siquiera es que sea moral o inmoral, sino que creo que escribir es otra cosa.
      Ambas cosas deben existir, por un lado eso de escribir y por otro eso de escribir lo vendible.
      Un abrazo y gracias de nuevo por la visita y el comentaroi.

  • Ramón Somoza
    abril 13th, 2015 · Responder

    ¿Valoración comercial de una novela? ¿Para qué?

    Vamos a ver: El autor quiere publicar, y en la mayor parte de los casos le importa una higa si su obra tiene valor comercial o no. En cambio, la editorial (que al fin y al cabo es una empresa) sí debe considerar si con un libro va o no a ganar dinero. Puede ser un criterio para rechazar a un autor si creen que no lograrán recuperar sus gastos. ¿Pero el autor para qué quiere ese estudio económico? Si se va a autopublicar, saldrá adelante, tanto si es rentable como si no lo es. Y si busca una editorial, cualquiera que evalúe su manuscrito hará ese estudio sí o sí, incluso si luego rechaza la obra.

    Vamos, que como dices, es una forma de sacarle el dinero al autor ilusionado por publicar.

    • victorjsanz
      abril 14th, 2015 · Responder

      Hola, Ramón:
      Muchas gracias por tu visita y tu comentario.
      Es un producto interno de las editoriales, pero nunca para ser vendido a un autor.
      Me parece un poco sacar las cosas de su sitio.
      En fin, cada uno que vaya abriendo los ojos…
      Saludos.

  • Josep-Lluís Navarro
    abril 16th, 2015 · Responder

    Gracias a todos por aportar.
    Yo querría apuntar mi experiencia, desde el ensayo: tengo un libro amplio (550 pág.) con muy buenos informes de expertos y de comités de lectura que, sin embargo, ninguna editorial valenciana o catalana se atreve a publicar… Parece ser que no lo ven “viable comercialmente”, a pesar de que en la “Memoria explicativa” que he escrito a propósito aporto argumentos convincentes para demostrar su previsible éxito de ventas… En fin, el libro está en valenciano (es decir, en catalán) y me estoy planteando autotraducirme al castellano…
    ¿Cómo lo veis?
    Por cierto, Víctor, en Valenguando presentaré precisamente este libro, o mejor, el proyecto del que forma parte… Quizás podamos hablar entonces… Aunque creo que el ámbito en que te mueves es el de la novela, sobre todo, no? En todo caso, estaremos en contacto.
    Gracias y enhorabuena por tu blog.

    Josep-Lluís

    • victorjsanz
      abril 16th, 2015 · Responder

      Hola, Josep-Lluís:
      Muchas gracias por tu visita y tu cometnario.
      Hablaremos de tu libro en Valencia, efectivamente, ya queda poco. Una vez puesto en contexto y antecedentes sabré decirte algo más acerca de él y tu caso.
      Será un placer charlar contigo de ello y de otros temas que intuyo nos relacionarán.
      Muchas gracias por tus palabras y bienvenido al blog.
      Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos marcados con un * son obligatorios