La cocina de la narrativa

En narrativa, lo que no suma, resta

En narrativa, lo que no suma, resta

En narrativa, lo que no suma, resta
Si dejas en tu texto aquello que sobra, el lector caminará sobre un suelo desigual que no invita a seguir la senda de tu relato.

Es fácil de decir: en narrativa, lo que no suma, resta; pero no es tan fácil de aplicar. Y más difícil de aplicar todavía si hablamos de la escritura propia. Puede que eso se deba a que, para un autor, no resulta fácil saber qué puede estar sobrando en su texto. Pero veamos, antes de nada, qué nos permite distinguir entre lo que suma y lo que resta en una narración.

Veamos algunas de las cosas que más suman y algunas de las que más restan a la grandeza de una novela.

Lo que suma

  • Todo aquello que da credibilidad al personaje. Narra antecedentes que expliquen al lector cómo es tu personaje. Dale a conocer su pasado, como mínimo en la medida necesaria para que comprenda la historia. Humaniza a tu personaje con rasgos creíbles. Haz que tus personajes sufran, amen, lloren, rabien, sonrían…
  • Lo que da consistencia a la trama. Ofrece al lector los antecedentes necesarios para que comprenda las escenas más importantes. Relaciona unas escenas con otras, busca sus causas y sus consecuencias y hazlas visibles para el lector.
  • Todo lo que permita al narrador seleccionar y contar las escenas más interesantes y que mejor transmitan la esencia de la trama. Busca que toda escena comporte un cambio, siquiera leve, en la trama.
  • Todo lo que permita al narrador presentar y describir a los personajes de la forma más fiel y útil posible para el lector.
  • La elección adecuada del vocabulario y del registo lingüístico en general. Es mejor no escatimar esfuerzos en este apartado y construir una voz propia para cada personaje, incluido el narrador.

En narrativa, lo que no suma, resta. Veamos algunos ejemplos. Clic para tuitear

Pero para acotar un poco más aquello que no suma, veamos lo que directamente resta.

Lo que resta

  • El lenguaje recargado o artificial. Por lo general, la buena narrativa consiste en decir grandes cosas con palabras pequeñas. El uso de grandes palabras suele demostrar que el autor solo tiene cosas pequeñas que decir.
  • Las frases que ya han utilizado antes casi todos los demás autores. Olvídate de las frases manidas y desgastadas por las que, tal vez, te convertiste en un lector compulsivo. Esas frases, hoy, ya no funcionan.
  • Las acotaciones inútiles; que son las que el narrador coloca, sin excepción, tras cada diálogo, sean o no necesarias, y contengan o no información interesante sobre el contexto inmediato de la escena.
  • Sacarse personajes de la manga y presentarlos por las buenas cuando mejor convenga al guion de tu obra.
  • Dar por conocidos hechos que explican cómo se desarrolla la trama. Si no se los explicas al lector, este tendrá que imaginárselos, entonces el lector se convertirá en autor de tu novela.
  • Contar escenas sin trascendencia en el curso de la trama o de las subtramas.
  • Esforzarse por ofrecer al lector unas descripciones de los personajes que resulten completísimas. Generalmente solo conseguirás aburrir al lector por completo.
  • Empeñarse en dar al lector el tiempo climatológico y aun cronológico de cada escena.
  • Esconder información al lector de manera forzada y artificial.

Cada novelista y cada novela es un mundo distinto. Estas breves listas no tienen otra pretensión que reorientar algunos pasos perdidos, no pretenden recoger todos los puntos que pueden sumar o restar en tu novela. Hay otras muchas cosas que pueden sumar y restar en tu novela, si quieres, podemos investigarlas juntos. Escríbeme utilizando el siguiente formulario y estudiemos juntos tu proyecto.

Tu nombre (requerido)

Tu e-mail (requerido)

Asunto

¿Cómo puedo ayudarte?

Adjunta aquí los archivos que sean necesarios


En narrativa, lo que no suma, resta

© Víctor J. Sanz

4 Comentarios

  • Merche
    julio 6th, 2017 · Responder

    Hola:

    Muy interesante, tanto lo que suma como lo que resta. Grandes ideas, grandes consejos. Me los quedo y hago uso de ellos…

    • victorjsanz
      julio 6th, 2017 · Responder

      Hola, Merche:

      Muchas gracias por participar.
      Me alegro de que te gusten las propuestas.

      Un abrazo

  • Daniel Beltrán
    julio 7th, 2017 · Responder

    Hola Víctor. Uno como escritor a veces hace uso de recursos que si los manejamos en exceso, se convierten en una presa de agua que al final se rompe e inunda todo causando un caos. Así lo veo. Es mejor dejar fluir esos recursos con naturaleza como los ríos, para que la historia tome su caudal.

    Muy buenos consejos.

    Una abrazo.

    • victorjsanz
      julio 7th, 2017 · Responder

      Hola, Daniel:

      Gracias por participar con este interesante enfoque que le das.

      Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos marcados con un * son obligatorios