La cocina de la narrativa

El cajón de notas

¿Qué escritor no tiene un cajón de notas, supervivientes de mudanzas, olvidos y otros trasiegos?

¿Qué escritor no tiene en un cajón miles de notas tomadas durante miles de días?

¿Qué escritor no guarda sus primeros ejercicios descriptivos, sus primeros “protagonistas inolvidables” que solo gracias a un viejo papel consiguieron dar esquinazo al olvido y llegar hasta nuestro hoy?

El cajón de notas
<<El cajón de notas>>

No faltarán las que fueron tomadas hace tanto que sus papeles ya amarillean, no faltarán las que hace tanto más que ya amarilleen de por sí, dispuestas ya a pasar a mejor vida, a ser pasto de la papelera, de una llama o de un olvido, o tal vez a quedar expuestas por siempre tras una vitrina imaginaria como metas volantes de la historia de una afición, de la historia de un sueño que, cumplido o no, se anduvo, se persiguió y se soñó.

Al abrir el cajón de notas con la curiosidad en la punta de los dedos y la memoria sedienta, saltan sobre nosotros recuerdos deseosos de ser recordados, sedientos de memorias; y lo hacen en tropel, desordenadamente; y lo hacen desde distintas épocas, desde distintos formatos, con distinta letra, casi desde distintas las personas que fuimos en las distintos circunstancias que nos dieron forma.

Es un pequeño tesoro que se ha ido sedimentando durante años y años de observaciones, resumidos, extractados, esenciados en pedazos de papel informes e informales, con los caracteres a veces secretos del críptico y exclusivo lenguaje del pensamiento, notas en fin, que sobreviven a su manual de traducción, entendimiento y uso. En ocasiones, cuando abrimos ese cajón, podemos sentirnos espías de otros cajones de notas de otros escritores.

Nos parezcan propias o ajenas las notas que contiene, ¿quién sabe si en ese cajón de notas hiberna la semilla de un éxito? 

El cajón de notas

Víctor J. Sanz

Artículos relacionados

2 Comentarios

  • Javier Marcos Angulo
    abril 2nd, 2013 · Responder

    Estoy entrando, gracias a tí, en esa maravillosa situación en la que aquel recuerdo es asaltado por otro y así sucesivamente, mis dedos teclean y teclean, para seguramente perderse en el olvido. pero no importa, el deseo de escribir está ahí.

    • victorjsanz
      abril 2nd, 2013 · Responder

      Qué emoción. Me alegra oírte palabras así. El deseo de escribir te hará estar al borde mismo de la vida.
      Me alegro de volver a leerte.
      Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos marcados con un * son obligatorios