¿Y si la culpa la tuviera el lector?

¿Y si la culpa la tuviera el lector? Cuando escuchamos una opinión sobre un libro, casi nunca tenemos en cuenta a quien la emite. Acaso lo hagamos solo cuando hemos leído ese mismo libro y no tenemos la misma opinión que la que escuchamos. 

¿Y si la culpa la tuviera el lector?

Cuando terminamos de leer una novela y la narración nos deja una mala opinión, ¿quién tiene la culpa? Generalmente, de un sentimiento de frustración tiene la culpa quien lo siente. No se trata de otra cosa que de una expectativa defraudada, no cumplida o, al menos, no cumplida satisfactoriamente.

Muchas veces leemos un libro animados por la opinión positiva de alguien que lo ha leído antes. A veces es por todo lo contrario; que de todo hay. En cualquier caso, lo que dicen los demás sobre nuestra próxima lectura nos sirve de base paraLeer más