(IX) Errores comunes de los escritores noveles

(IX) Errores comunes de los escritores noveles

Aquí traigo una nueva entrega de la serie dedicada a los errores que cometen algunos escritores noveles. Esta entrega está dedicada a fallos habituales que se cometen cuando se utiliza un narrador omnisciente.

Si ves reflejados tus textos en estos análisis, no lo tomes como algo personal, lógicamente no es esa la intención, ya que han sido pensados para servir de ayuda en la detección y superación de los errores a aquellos que quieren mejorar su técnica.

25) El narrador trilero

Tal vez por la falta de una herramienta mejor o tal vez debido a una falsa creencia, hay autores que pretenden ganarse el interés y la atención del lector ocultando de su narración hechos y datos significativos cuyos detalles conoce a la perfección desde el primer momento, o al menos debería conocerlos.Leer más

Alcanzar el pleonasmo en la primera frase

Alcanzar el pleonasmo en la primera fraseEl acto de escribir se puede entender como un acto de amor, de amor al prójimo desde luego, pero ante todo de amor propio, o al menos así lo entienden no pocos autores que, encandilados por sí mismos y por su propia escritura, dejan constancia de ello tan pronto como tienen ocasión y alguien les presta atención.

Este amor propio, este enamoramiento de la pluma propia, se puede manifestar de formas muy variadas, tanto a nivel formal como a nivel estructural o funcional.

Cuando un autor está sumido en este estado de embelesamiento por su propia producción escrita, se deja llevar sin pudor alguno a territorios donde crecen salvajes los adornos y los apósitos barrocos que recogen con fruición y cuelgan indiscriminadamente de cualquier saliente de sus obras. Por ejemplo, si estos autores conocen en profundidad un tema en concreto aunque no tenga nada que ver con lo que están escribiendo, no perderán ocasión de plasmar en su obra tales conocimientos, aunque esto se parezca más a empujar un elefante por una rendija.Leer más

El lector, ese constructor de novelas

constructor de novelas
Fuente: http://www.sublackwell.co.uk/

Como escritor, pero más como corrector y asesor literario, y todavía más como profesor de escritura de ficción, reclamo el derecho del lector a ser el constructor de las novelas que lee.

Y, por lo tanto, creo firmemente que todo escritor que se precie de serlo tiene la obligación de invitar al lector a convertirse en el constructor de las novelas que escribe para él.

Puede que algunos autores ya estén protestando: “pero si el autor soy yo“, “yo soy el constructor, ¡yo!“. Respeto la libertad de pensamiento, pero demuestra que el autor no conoce el primer cimiento de toda narración, que no es otro que la participación. Un relato no puede tener solo una parte (emisor), sino que para ser, necesita de la otra (receptor), y solo así es. Un relato no es nada hasta que no es leído por otra persona distinta al autor.Leer más

Los errores invisibles

Errores invisibles _Hoy vamos a hablar de los errores invisibles para el escritor.

Se suele decir que un escritor es el peor corrector posible de su propia obra. Y no es una afirmación gratuita, ni siquiera cuando se utiliza con fines comerciales por quienes prestamos servicios de corrección. Más allá de todo lo que unos u otros podamos decir está lo que de cierto tenga.

Reflexionando (o no tanto) sobre esta afirmación se han alcanzado distintos argumentos, incluso alguno en contra de ella, como el simplón y sorprendentemente tan repetido: “es que yo utilizo el corrector de Word y no ha encontrado ningún error”. De esto deducen algunos escritores, por desgracia muchos, que su escritura es infalible y, por lo tanto, está preparada para el éxito de ventas más grande de que se vaya a tener noticia.Leer más