Cinco cosas que no les permitiría a mis personajes

Cinco cosas que no les permitiría a mis personajesCuando un escritor está en pleno desarrollo de un relato, y especialmente si es largo, es bueno que se pregunte si sus personajes se están comportando como auténticos personajes inolvidables o si, por el contrario, se están comportando como unos auténticos estúpidos por quienes el lector no va a sentir ni el más mínimo aprecio ni el más mínimo odio.

A continuación, una lista de cinco cosas que yo no les permitiría a mis personajes:

  1. Que llevaran a cabo acciones sin una justificación adecuada, por más que esa justificación no esté a la vista del lector en el momento de llevarla a cabo. Toda acción tiene que tener su justificación, nadie hace nada porque sí, para todo existe una razón. Incluso una razón estúpida es mejor que ninguna razón.
  2. Que hablaran con un vocabulario mezcla de un lenguaje académico exquisito y jerga poligonera, por poner solo un ejemplo. Cada personaje tiene su forma particular de hablar, pero por el bien de la narración y por el bien del lector, es mejor tender a cierta coherencia en el vocabulario utilizado por los personajes.
  3. Que sacaran de un bolsillo cosas que no metieron antes ahí. Si el personaje va a necesitar un determinado objeto, artículo, herramienta o lo que quiera que sea, es conveniente que tenga justificación y lógica que lo lleve encima cuando lo vaya a necesitar.
  4. Que cuando hablasen con otros personajes les dieran pelos y señales de lo que han hecho o de lo que van a hacer solo para que el lector se entere. Y desde luego nunca permitiría que el personaje oyente fuera alguien que, por su posición, ya conociera lo que se le dice, o que el personaje que habla no tuviera ninguna razón (ni siquiera una estúpida) para contárselo.
  5. Que se convirtiera en portavoz del lector, y no solo hablando por él, sino haciéndolo mediante afirmaciones inamovibles e innegociables, con las que el lector se quedaría fuera de juego y probablemente se viera obligado a cambiar de lectura.

Si tus personajes presentan alguno de estos rasgos, te recomiendo que revises a fondo los pasajes donde han metido la pata y tomes el mando de tu narración.

O, si lo prefieres, sigue uno de los talleres de personajes que imparto en la Escuela de Formación de Escritores.

Cinco cosas que no les permitiría a mis personajes

© Víctor J. Sanz

Nueva web de Víctor J. Sanz: La cocina de la escritura

Nueva web de Víctor J. Sanz >>

Nueva web de Víctor J. SanzHoy estamos de estreno. Sin cambiar la dirección, que sigue siendo www.victorjsanz.es, hemos puesto guapa la web. Como nombre he adoptado el que hasta ahora era solo el nombre de la sección de artículos sobre técnicas literarias: “La cocina de la escritura“.

En el nuevo diseño vais a encontrar más contenido y mejor organizado. Con acceso directo a los servicios que presto a autores; a los títulos publicados y a los últimos proyectos en los que he trabajado.

Entre los servicios que presto vais a encontrar los siguientes:

  • Redacción y corrección de textos para particulares y empresas
    • Redacción de contenidos web para empresas
    • Revisión y corrección ortotipográfica y de estilo para empresas y particulares
  • Itinerario de novela
    • Te asesoro en la planificación de tu nuevo proyecto narrativo y te acompaño en el proceso de su creación hasta donde me necesites.

    Desbloqueo de proyectos abandonados

    • Te ayudo a dar forma a ese viejo proyecto narrativo que tienes en el cajón.
  • Revisión literaria
    • Envíame tu novela y analizaré en profundidad todos sus elementos. Esto te ayudará a determinar los puntos más frágiles de tu obra para los que te ofreceré todas las mejoras y alternativas posibles.
    • No envíes un manuscrito, relato o novela, a un concurso o a una editorial sin someterlo a un análisis como este. Escríbeme y saquemos brillo a tus letras.
  • Talleres de narrativa personalizados
    • Desde la Escuela de Formación de Escritores imparto talleres de narrativa que abarcan desde la planificación de la novela hasta la expresión del conflicto narrativo, pasando por el diseño y desarrollo de los personajes, la elección del narrador, el trabajo con el lenguaje literario o la revisión de tu propio texto.
    • Pero si tienes alguna necesidad o inquietud distinta o especial sobre tu proceso creativo, y la forma de enfrentar o desarrollar con éxito un proyecto, cuéntamelo y diseñaré un taller específico para ti.

También compartiré las últimas actividades y eventos en los que he participado.

Si estáis interesados en mis publicaciones podéis ver todos mis libros aquí.

Para contactar conmigo, por favor, enviadme un mensaje utilizando el siguiente formulario y contestaré en el menor plazo posible.

¡Gracias!

Tu nombre (requerido)

Tu e-mail (requerido)

Asunto

¿Cómo puedo ayudarte?

Adjunta aquí los archivos que sean necesarios

(III) Errores comunes de los escritores noveles

(III) Errores comunes de los escritores noveles >>

Errores comunes de los escritores noveles (III)Hoy traigo la tercera entrega de esta serie de Errores comunes de los escritores noveles, donde intento prevenir a las plumas primerizas de aquellos errores que les acechan desde cualquier recodo de su camino.

 7) Atento, que te voy a asustar. Un error incomprensiblemente frecuente es ese en el que incurre el autor novel cuando intenta que lo que ha escrito le quede claro al lector aunque sea por vías en absoluto recomendables. Cuando la inseguridad sobre su trabajo lleva al autor novel a explicar al lector lo que ha escrito, se producen situaciones realmente curiosas. Imaginemos a un autor de terror que intenta construir una escena con la que espera una gran producción de carne de gallina. Después de la escena en cuestión, se dirige directa e inexplicablemente al lector para decirle: “Esto ha sido un SUSTO. Pero un SUSTO en mayúsculas”. No sabe uno ya si el autor es del género de terror o es un autor terrorífico; pero lo que sí parece claro es que está faltando al respeto al lector y que puede estar convirtiendo su obra al género de la comedia y a él mismo en su protagonista.

Errores de escritores noveles. Error nº7: Atento, que te voy a asustar. Clic para tuitear

8) Por sus conocimientos los conoceréis. Otra tentación a la que sucumben muchos autores noveles es la de mostrar al lector cuánto conocen y cuánto dominan una área concreta de conocimientos. Ya sea por haber cursado estudios superiores de la materia en cuestión, ya se como fruto de un concienzudo y profundo periodo de documentación, el autor novel se haya en posesión de una serie interminable de datos precisos que está deseando exhibir ante el lector. La impaciencia, o quién sabe si cierto afán de superioridad, le llevan a verter en su narración todos esos conocimientos. En sí mismo este vaciado intelectual no es un problema, sino que este viene cuando el autor se olvida de que está en mitad de una narración literaria y adopta el modo libro de texto: se hace un hueco entre los personajes y, adoptando la voz del narrador, o ni siquiera eso, suelta su parrafada cargada de datos, por lo demás, inservibles al progreso de la historia que narra. Cualquiera puede darse cuenta de esto porque se produce un escalón insalvable entre un  tipo de narración y otro, pero también porque, más allá de las consideraciones lingüísticas, en la mente del lector surge con fuerza una pregunta: ¿y esto, a qué viene? No dudo que sea información de gran interés, pero ninguna información, por interesante que sea, merece absorber el protagonismo por encima de la trama y de los personajes. Por lo tanto es recomendable verter la información precisa, y solo la precisa, en el torrente narrativo, ya sea por boca del narrador como por boca de alguno de los personajes, y esto solo en el caso de que esa información entre al servicio del progreso de la narración hacia su desenlace y no al de alimentar el ego del autor.

Errores de escritores noveles. Error nº8: Por sus conocimientos los... Clic para tuitear

9) Lee tú, que yo no tengo tiempo. Solo una cosa explicaría que un autor cometa ciertos errores en sus trabajos, y es la falta de una lectura crítica de los mismos. Y a veces, no es que no hagan esa lectura crítica, sino que ni siquiera se molestan en hacer una lectura simple. Escriben deprisa e intentan, más deprisa todavía, vender su trabajo a los pobres e incautos lectores que se cruzan en su camino. No se toman un tiempo para revisar su obra porque, al parecer, son infalibles en la escritura. O bien es porque creen eso o bien, y esto es lo más común y más grave, porque el lector les importa lo mismo que la más miserable de las inmundicias. Un autor nunca debería pedir a un lector que le dedique varias horas de su vida a leer un  trabajo para que el que él ni siquiera se tomó la menor molestia en hacer medianamente bien.

Errores de escritores noveles. Error nº9: Lee tú, que yo no... Clic para tuitear

Ver todas las entradas de: “Errores comunes de los escritores noveles

Comprar el libro «Errores comunes de los escritores noveles y cómo evitarlos», donde encontrarás muchos más errores y consejos.

© Víctor J. Sanz

(II) Errores comunes de los escritores noveles

(II) Errores comunes de los escritores noveles ►

(II) Errores comunes de los escritores novelesContinuamos hoy con la lista de errores comunes de los escritores noveles que iniciáramos recientemente. Nadie debe alarmarse o avergonzarse si se ve identificado en uno o varios de los errores comentados en este análisis, pero sí debe alarmarse y avergonzarse si se ve identificado y no le nace de súbito un propósito de enmienda arrasador e irreversible que termine con un notorio progreso.

4) El inoportuno análisis de la actualidad. Hay casos en que, sin venir a cuento de la historia que se pretende tejer entorno a la atención y el interés del lector, el autor se ve en la obligación de colar en la narración el fruto de su más esforzado ingenio y capacidad de análisis. Incluir datos concretos o bocetos de proyectos de esquemas de borradores de concienzudos análisis políticos, económicos o de cualquier otro orden, que tan solo guardan una relación tangencial con el hilo principal de la historia, no es lo que el lector espera de una obra literaria, para eso ya tiene la prensa. Hay quien se empeña en ofrecer datos concretos, y hasta locales, como parte de su brillante argumentación. Esto es especialmente triste cuando el autor consigue retratarse o posicionarse ante el lector, superando con creces en protagonismo a la propia historia y a sus personajes principales. Considero un error gigante llevar a cabo el titánico esfuerzo de escribir una novela para fabricar poco más que el contenedor de una opinión política, y a veces, como digo, es poco más que eso lo que se fabrica.

Errores de escritores noveles. Error nº4: El inoportuno análisis de la actualidad. Clic para tuitear

5) “Entre comillas”. Cuando el autor novel se ve en la duda de si su mensaje habrá llegado hasta el lector recurre a herramientas cuya utilidad confunde con su necesidad. La inseguridad puede llevarle a entrecomillar toda aquella palabra o expresión en la que haya depositado una supuestamente brillante segunda intención. Las comillas, según recomienda la RAE en su Panhispánico de Dudas, deben usarse para reproducir citas textuales, incluidas las integradas en un estilo indirecto; para dar a entender al lector que se trata de un pensamiento y no de un  diálogo del personaje; para indicar que una palabra es impropia en ese contexto por un uso indebido por parte del personaje en cuestión, debido a una mala grafía o a una mala comprensión de su significado, la RAE cita como ejemplo el siguiente: dijo que la comida llevaba muchas “especies”, pero incluso en casos así recomienda el uso de la cursiva en vez de las comillas. La RAE menciona algún otro caso, pero ninguno más relacionado con este uso abusivo de las comillas que, desde el punto de vista literario, puede llegar a constituir un menosprecio al lector a quien el autor ve la necesidad de explicarle los chistes haciendo aspavientos. Si tiene esa necesidad es porque el chiste no era bueno, porque lo que le ha contado no estaba a la altura.

Clic para tuitear

6) Admira mi cultura literaria. Algunos autores noveles, quizás en un intento de dar a entender que se hayan en posesión de unos supuestos vastos conocimientos literarios, se dedican, página tras página, a citar nombres de autores de reconocido prestigio. Aparte de cierta petulancia, esto no sería sospechoso de nada más, salvo en aquellos casos en que el autor novel escribe incorrectamente los nombres de esos autores o de sus obras, lo que vendría a demostrar que, o bien realmente no los ha leído, o bien no ha comprobado cómo se escribe su nombre, o bien ambas cosas. En cualquier caso, tanto si los ha leído tal y como intenta hacer creer, como si no lo ha hecho, lo mínimo exigible al autor es que se documente antes de ofrecer contenido a sus lectores. Por otra parte, quiero llamar la atención sobre el hecho de que haber leído o no los autores o las obras citadas, no le confiere al autor novel, aunque él crea que sí, la capacidad creativa o la calidad literaria de aquellos.

Errores de escritores noveles. Error nº6: Admira mi cultura literaria. Clic para tuitear

Ver todas las entradas de: “Errores comunes de los escritores noveles

Comprar el libro «Errores comunes de los escritores noveles y cómo evitarlos», donde encontrarás muchos más errores y consejos.

© Víctor J. Sanz