Formas de presentar los personajes de tu novela: Lo que piensa

Formas de presentar los personajes de tu novela: Lo que piensa

Formas de presentar los personajes de tu novela: Lo que piensa >>

Formas de presentar los personajes de tu novela: Lo que piensaContinuamos con la serie de artículos dedicados a las distintas formas que tiene un escritor de presentar a sus personajes ante sus lectores. Hoy trataremos la presentación del personaje por lo que piensa.

En la novela es ciertamente asequible recurrir al pensamiento del personaje que queremos presentar, siempre, claro está, que lo hagamos desde un narrador omnisciente o desde un narrador en primera persona y que esta sea el propio personaje.

Las líneas de pensamiento del personaje, al igual que ocurre con sus diálogos, determinarán la imagen que de él se vaya formando el lector. Pero a diferencia de los diálogos, la expresión escrita de sus pensamientos nos permite manejar con mayor flexibilidad aquello que acontece en el relato, pero sobre todo, nos permite manejar con mayor flexibilidad las expresión de las relaciones del personaje con los demás pesonajes. Dejar entrar al lector en la mente de nuestro personaje mediante esta expresión de sus pensamientos, lo desnuda frente a él, pero también establece con él lazos muy íntimos que pueden convertirse en sólidos puentes de complicidad en los momentos más delicados del relato.

Mostrar el pensamiento de un personaje es posicionarlo frente al lector, pero también es enviar un sutil mensaje al lector buscando empatizar con esa parte de él que piensa de un modo similar al personaje.

Sin descuidar la debida coherencia que contribuirá a la construcción de un personajes sólido, la exploración y exposición de sus pensamiento nos permite realizar eventuales incursiones en terrenos tan poco estables como el de las hipótesis, el de las elucubraciones, el de las fantasías y, en realidad, el de cualquier otra forma de divergencia de la realidad en la que vive el personaje. A su vez, cualquiera de esas incursiones en terrenos tan resbaladizos pueden formar un conjunto descriptivo de nuestro personaje extremadamente potente, por lo que es recomendable no transitar durante demasiado tiempo por esos caminos, no más al menos de lo que lo hacemos las personas reales, de modo que en dichas incursiones podamos encontrar unos cuantos adeptos más para nuestro personaje entre los lectores.

Muy propio de la técnica de mostrar el pensamiento de nuestro personaje es establecer un juego por diferencias con respecto de su propio diálogo. Todas aquellas divergencias -pequeñas o grandes- que podamos establecer entre los diálogos y los pensamientos del mismo personaje, no serán sino apuestas ganadoras, cuya recompensa será una cosecha de simpatías y filias en el lector, incluso aquellas que este se negaría a reconocer en público, siendo esas precisamente las de mayor valor y firmeza.

Clica aquí para leer todas las entradas de esta serie: “Formas de presentar los personajes de tu novela”

© Víctor J. Sanz

Formas de presentar los personajes de tu novela: Lo que dice

Formas de presentar los personajes de tu novela: Lo que dice >>

Formas de presentar los personajes de tu novela: Lo que diceContinuamos la serie de artículos dedicados a las distintas formas que un escritor tiene de presentar a los personajes de su novela, con esta segunda entrega: lo que dice.

Esta es una de las formas aparentemente más fáciles de presentar a nuestros personajes. Es fácil solo en apariencia, y no porque sea difícil trazar un diálogo apropiado para el personaje en cuestión, sino precisamente porque es relativamente sencillo hacerlo y mostrar con ello detalles de nuestro personaje de los que no debemos desentendernos.

Prácticamente cada palabra que pongamos en boca de nuestro personaje llevará de alguna manera los genes de la personalidad que le imprimamos. Su forma de referirse a algo en concreto, su forma de dirigirse a los demás personajes o su forma de pedir o preguntar las cosas a los desconocidos pueden llevar consigo un buen número de detalles acerca de la personalidad del personaje.

Correrá de nuestra cuenta vigilar el tono y el vocabulario empleado por el personaje, para que contribuya a su descripción y no a distraer la atención del lector en asuntos menos importantes que el propio personaje y que el relato en sí.

Antes de lanzarnos a la redacción de nuestra novela haremos bien en estudiar a fondo el personaje -todos los personajes principales- que vamos a desarrollar, para asignarle un tono y un vocabulario específico e inequívocamente identificativo, que deberá certificarse a lo largo de toda la obra, excepción hecha, naturalmente, de aquellos casos en que los personajes experimenten cambios sustanciales que deban reflejarse en sus diálogos, así como en otros aspectos de su viaje por la novela.

Por lo que se refiere al verbo de nuestro personaje, a mayor cantidad de diálogo más luz arrojaremos sobre su trasfondo psicológico, por lo que es importante medir este factor para evitar deslumbrar al lector, pero también para evitar dejarle a oscuras.

Es importante señalar que, sea cual sea el desarrollo que tengamos previsto para nuestro personaje, así como la carga de diálogos de los cuáles le haremos protagonista, su primera intervención frente al lector marcará, y no poco, la idea que de él y su personalidad se vaya haciendo. Esto nos obligará a tratar con la máxima atención sus primeras intervenciones dialogadas para enfocarlas a la posición que resulte de mayor interés y conveniencia para el conjunto del relato.

Clica aquí para leer todas las entradas de esta serie: “Formas de presentar los personajes de tu novela”

© Víctor J. Sanz

Presentación de 33 caminos de inspiración

Presentación de ’33 caminos de inspiración’

Presentación de 33 caminos de inspiración >>

Desde hoy, día 22 de noviembre de 2014, está disponible en Amazon.com un nuevo libro de escritura creativa. Su título: 33 caminos de inspiración. Se trata de una ampliación y mejora de un trabajo anterior que llevaba por título 10 caminos de inspiración y en el que se recogían diez propuestas para fomentar la inspiración excitando la imaginación del escritor. En esta nueva versión se han añadido más de una veintena de nuevos juegos, propuestas y ejercicios que pretenden abrir nuevas puertas al mundo de las ideas. Constituye por lo tanto una seria apuesta como lucha contra el bloqueo que todo escritor siente en alguna ocasión.Desde el día 22 de noviembre de 2014, está disponible en Amazon.com un nuevo libro de escritura creativa. Su título: 33 caminos de inspiración.

Se trata de una ampliación y mejora de un trabajo anterior que llevaba por título 10 caminos de inspiración y en el que se recogían diez propuestas para fomentar la inspiración excitando la imaginación del escritor.

En esta nueva versión se han añadido más de una veintena de nuevos juegos, propuestas y ejercicios que pretenden abrir nuevas puertas al mundo de las ideas. Constituye por lo tanto una seria apuesta como lucha contra el bloqueo que todo escritor siente en alguna ocasión.

Pero este trabajo no solo es útil como eficaz antídoto frente al bloqueo del escritor, sino que propone escenarios casi inagotables por los que dejar discurrir el pensamiento hasta encontrar la idea que puede ser la base para nuestro próximo relato y, en el menor de los casos, nos servirá para hallar en esos caminos de inspiración, abundante materia prima para nuestro trabajo narrativo.

Una versión reducida del material contenido en esta obra fue expuesto en el taller de escritura creativa que bajo el título de Caminos de inspiración impartí en el marco de Lenguando, en su última edición celebrada en Logroño el pasado día 15 de noviembre.

Puedes ver el libro en Amazon, aquí.

O, si lo prefieres, puedes comprarlo directamente en esta web.

Formas de presentar a los personajes de tu novela: Lo que lleva

Formas de presentar los personajes de tu novela: Lo que lleva

Formas de presentar los personajes de tu novela: Lo que lleva >>

Formas de presentar los personajes de tu novela: Lo que llevaHoy vamos a iniciar una serie de artículos que tratarán sobre las distintas formas que un escritor tiene de presentar a los personajes de su novela.

Aunque es una obviedad, no hay que dejar de señalar que debemos diseñar nuestros personajes de forma que el lector encuentre en ellos suficientes elementos de interés como para querer averiguar todo sobre ellos, pero además tenemos que diseñarlos y presentarlos de manera que no puedan ser confundidos entre sí por el lector.

Una de las vías más evidentes para presentar un nuevo personaje al lector es la descripción de su atuendo o lo que lleva. Cuando queremos introducir en nuestra historia a un personaje concreto por su profesión o por su estatus o por que resulte especialmente interesante por lo que en ese momento esté haciendo, no es necesario detenerse en cada detalle y describirlo a la perfección, tan solo con mencionar el elemento o la prenda clave puede ser suficiente para que el lector se haga un primera idea hasta que sea mejor momento de darle cuantos detalles sean precisos. La forma en que se describa que luce tal o cual vestimenta puede aportar al lector mucha más información psicológica sobre el personaje de lo que en un principio pueda parecer.

Imagina que en la historia que estás escribiendo tienes un personaje que es policía. A un policía se le puede describir de muchas maneras, está claro, pero el lector agradecerá concisión y cierto grado de innovación a la hora de hacerlo. De otro modo, tu personaje puede pasarle desapercibido. Prueba a referirte a la forma minuciosa de colocarse el cinturón, el cuello de la camisa, la gorra, la placa o el arma. De ello deducirá el lector, entre otras cosas, la rectitud y la pulcritud con que el personaje se conduce hasta en las cosas más pequeñas.

Si, por contra, nuestro policía es más bien amigo del caos en lo personal y sus valores residen en otros aspectos aún no mostrados al lector, bastaría con narrar cómo se deja olvidada la placa y, por qué no, hasta el arma, en casa, y mejor aún si no es la primera vez. O, tal vez, que no lleve munición cuando puede necesitarla, o que no sepa dónde ha puesto las llaves de las esposas cuando más las necesita. Llevado un poco al extremo, también podemos trabajar con elementos de su ropa, por ejemplo que vaya desaliñado o que se presente en la comisaría en pantuflos.

Como es natural, estos ejemplos con un personaje policía son de aplicación a prácticamente cualquier otro tipo de personaje.

Clica aquí para leer todas las entradas de esta serie: “Formas de presentar los personajes de tu novela”

© Víctor J. Sanz