Desde el día 25 de julio se encuentra disponible el volumen número 2 de Cuadernos de Escritura Creativa, que lleva por título "Crear personajes inolvidables". En esta segunda

Crear personajes inolvidables, nº2 de Cuadernos de Escritura Creativa

Crear personajes inolvidables, nº2 de Cuadernos de Escritura Creativa >>

Crear personajes inolvidables se suma al primer volumen de la colección Cuadernos de Escritura Creativa que trataba la generación de la idea.  Desde el día 25 de julio se encuentra disponible el volumen número 2, que lleva por título "Crear personajes inolvidables".  En esta segunda entrega del Taller de Escritura "Tu factoría de historias" se aborda el estudio de las técnicas que se muestran más efectivas a la hora de crear personajes de ficción que dejen huella en el lector.  Entre otras muchas ideas útiles, el segundo Cuaderno de Escritura Creativa ofrece un modelo completo de la Ficha del personaje que se puede adaptar a cualquier tipo de pesonaje y a cualquier tipo de historia y de género.Crear personajes inolvidables se suma al primer volumen de la colección Cuadernos de Escritura Creativa que trataba la generación de la idea.

Desde el día 25 de julio se encuentra disponible el volumen número 2, que lleva por título “Crear personajes inolvidables“.

En esta segunda entrega del Taller de Escritura “Tu factoría de historias” se aborda el estudio de las técnicas que se muestran más efectivas a la hora de crear personajes de ficción que dejen huella en el lector.

Entre otras muchas ideas útiles, el segundo Cuaderno de Escritura Creativa ofrece un modelo completo de la Ficha del personaje que se puede adaptar a cualquier tipo de pesonaje y a cualquier tipo de historia y de género.

En Crear pesonajes inolvidables se dan las pautas necesarias para hacer más atractivos a nuestros personajes de ficción, poniendo el acento en el arco evolutivo del personaje a través de la historia.

Contiene todas las claves para diseñar unos grandes personajes secundarios que contribuirán a redondear y engrandecer cualquier relato o novela. Para ello se realiza un análisis funcional de estos personajes repasando los principales arquetipos que pueden encarnar.

El lado amarillo de la gente

El lado amarillo de la gente

El lado amarillo de la gente >>

El lado amarillo de la genteA pesar de que se veía venir, asisto perplejo e impotente a lo que parece el fin de una batalla que, dicho sea de paso, no dio comienzo con grandes esperanzas para el bando de la inteligencia. No era una guerra en la que los bandos estuvieran bien definidos, desde luego, sino más bien que los soldados, la gente, se ha ido posicionando a capricho unos y casi sin darse cuenta, otros, estos son los peores.

Las redes sociales han sido el principal -casi único- campo de batalla. Los contrincantes, escogidos todos ellos de entre el cada vez menos respetable público, han nutrido los dos ejércitos con un claro balance a favor del ejército amarillo, abanderados de un desenfrenado snobismo, de un culturetismo cada vez más indistinguible del más rural y pueblerino catetismo de boca asombrada ante lo extranjero o portavoces involuntarios y borreguiles de intereses espurios disfrazados de gentileza gratuita, de buenas maneras de manual o de moralina reivindicante de un puesto de honor en el vertedero de la política.

En esta batalla, que ya se puede dar por perdida, ha ganado lo amarillo frente a la inteligencia.

Desde las redes sociales, principalmente Facebook, se succionan cerebros a velocidades agigantadas, cerebros y tiempo, sobre todo tiempo. Reclamos como “Mira la increíble reacción de este hombre al descubrir qué hacía este otro” al pie de un vídeo (que además es un enlace externo y aquí están los intereses disfrazados de un altruismo de cartón-piedra) son trampas efectivas (y afectivas) para captar la atención de aquellos que se han dejado arrastrar al lado amarillo. Además, por si no te habías dado cuenta del video y de su estúpido y pueril reclamo, los vídeos se ponen en marcha nada más pasar sobre ellos, por si habías pensado en algún momento en la posiblidad remota de no reproducirlo.

Pero no solo las redes sociales, también hay publicaciones que difunden como noticia algo que no lo es. Hay que ser conscientes de que de esto hay mucho por ahí, pero no tanto de lo que ni siquiera se constituye en intereses más o menos ocultos, sino que apunta y tira a dar al lado amarillo de la gente, ese lado que entiende que un coche o una bebida alcohólica se vende mejor si se hace anunciar por una escultural modelo. En el diario Marca, y es algo que te llega aunque no lo leas, dan como noticia algo que titulan “El resbalón más sexy del verano” y que protagonizan dos jugadoras de balonmano. Durante un lance del juego, una de ellas se precipita sobre la otra y su forma de parar la caída (¡normal!) es poner las manos por delante, estas manos van a parar al pecho de la otra jugadora. Esta es la noticia (¿?), en el diario deportivo lo califican de “postura algo más que comprometida”. Me pregunto en qué lugar de su escala de posturas comprometidas situarían estos elementos del periodismo deportivo la misma escena protagonizada por hombres en vez de por mujeres. Otra vez gana el lado amarillo de la gente. La inteligencia ha muerto. Que vuelvan a la tele, pero ¡ya!, el “destape”, Ana Obregón y José Luis Moreno, qué más podemos pedir. Y esta es otra victoria del lado amarillo de la gente, porque estos elementos de la televisión vuelven a la pública. Ahora bien, medidas como esta bien podría formar parte de una estrategia subrepticia del Gobienro, para que el telón de fondo lleno de mierda con que están decorando nuestras vidas, nos parezca algo moderno y hasta deseable. Gana lo amarillo, pierde la inteligencia.

Pero la vencedora de esta guerra es una estupidez de amplio espectro y su hábitat natural no se reduce a redes sociales cada vez más antisociales y cada vez más antipersona como las minas; ni a televisiones casposas dirigidas por la flor y nata de la reserva espiritual de occidente; ni a publicaciones deportivas que resultan de lo menos deportivo con la inteligencia; sino que también alcanza a determinadas publicaciones pseudo-culturales, proto-culturales, ego-culturales, para-culturales y mierdo-culturales, en definitiva… autoconvertidas en púlpitos de razón y medida de todas las modernidades y desde las que nos ponen (o imponen) listas de las cosas que tenemos que ver, oír o leer antes de morir; nos advierten de las cosas cool de las que tenemos que estar “muy” o “súper” pendientes; nos señalan de quién tenemos que despotricar por no sé qué conflicto de intereses que les concierne a ellos directamente; nos dibujan la imagen de irreverentes que debemos desear si queremos ser “guays” y “molones”; nos marcan los libros que tenemos que haber leído para ser alguien en esto del culturetismo; nos dicen las diecisiete cosas y media que tenemos que saber si queremos ser felices o ir mejor al baño o comer palomitas sin engordar; nos desvelan lo que los directores de cine quisieron decir en sus películas más taquilleras y que solo ellos, los culturetas, desde su majestuosidad cultureta, pueden llegar a comprender; nos cuentan qué debemos pensar o sentir si queremos ser esto, aquello o lo de más allá; si queremos, en definitiva, que gente que no nos conoce y a la que no le importamos un pimiento, nos siga en las redes sociales y nos alabe gratuitamente como hacen otros borregos con estas mismas publicaciones culturetas.

Y mientras tanto, ¿la vida qué?

Al fin triunfó el endiosamiento de la estupidez y la idiotización de la gente. Ganó, como digo, el lado amarillo de las personas por incomparecencia de la inteligencia.

Descanse en paz la inteligencia.

 Víctor J. Sanz

Caos y orden en la escritura

Caos y orden en la escritura

Caos y orden en la escritura >>

Caos y orden en la escrituraLa escritura de un texto literario puede interpretarse en dos niveles, en dos dimensiones distintas. Una de ellas participa del caos y la otra del orden. Una es la creativa y la otra la organizadora.

La dimensión creativa es, debe ser, caótica, anárquica, libre de toda regla restrictiva o con pretensiones organizadoras. El hábitat natural de las ideas es la libertad, donde quiera que haya libertad las ideas fluyen, donde quiera que la haya se generan.

Cuando un escritor se encuentra en esa fase creativa le conviene aislarse de toda restricción, debe abstraerse de todas las normas conocidas, incluidas las morales, especialmente las morales. Un ejemplo bastará: si estamos proyectando un personaje del tipo “villano” solo la libertad nos concederá la capacidad de mostrar su personalidad en todo su potencial, en toda su profundidad, lejos de todo convencionalismo y corsé moral que “tire” del personaje hacia terrenos y conceptos que lo harían en más aceptable socialmente y, por tanto, no le beneficiarán en tanto que “villano”.

Pero no solo por esto la fase creativa es y debe ser ante todo caótica, sino también por abrir la puerta a que la propia trama de lo que que estemos creando pueda discurrir por caminos no sujetos a un orden establecido. Y no hablo solo de la idea de plantear una trama “políticamente incorrecta”, sino también y sobre todo de plantear tramas “físicamente incorrectas”, valga la expresión. ¿De qué otro modo sino hubiera podido Kafka escribir La Metamorfosis, sino desde la inobservancia más absoluta y descarada de toda regla física o fisiológica?

Uno ha de ser libre para tramar la trama de forma que la narración pueda acoger ideas y desarrollos impensables por las vías socialmente establecidas y aceptadas.

En una segunda fase, y una vez que nuestro yo creativo ha generado ese punto de partida que es la idea, nuestro yo organizador toma los mandos y concreta la idea en una trama organizada y capaz de contener y transmitir lo más fielmente posible esa idea.

Se trata de dos fases incompatibles que, si no controlamos con mano de hierro, interferirán en nuestro trabajo y lo retrasarán por un tiempo indefinido en busca de una idea de perfección que nunca abandonará el terreno de lo subjetivo.

Si alguna vez, mietras escribes una escena, te ha pasado que algo en ti te obliga a retroceder para revisar cómo dijiste esto o aquello, probablemente te encuentres en una interferencia de tu yo creativo con tu yo organizador tratando de trabajar al mismo tiempo.

Para evitar estas situaciones, procura discernir a quien debes dar prioridad y a quien debes mandar a descansar. Si estas creando: crea; si estás organizando: organiza. La escritura se debe afrontar poniendo a nuestro yo creador y a nuestro yo organizador a trabajar, si no en mesas distintas, sí al menos en horarios distintos.

© Víctor J. Sanz

10 caminos de inspiración

10 caminos de inspiración

10 caminos de inspiración para encontrar la idea de tu próximo relato >>

Ya se encuentra disponible la primera entrega de la colección Cuadernos de Escritura Creativa Ya se encuentra disponible la primera entrega de la colección Cuadernos de Escritura Creativa 10 caminos de inspiraciónque tratará cada uno de los aspectos fundamentales de la creación de una novela.    En esta primera entrega, titulada: "10 caminos de inspiración", se hacen 10 propuestas para despertar la inspiración. Se trata de 10 vías de búsqueda de ideas, de 10 ejercicios para excitar y ejercitar la imaginación del escritor, especialmente en aquellos momentos en que se siente acechado por el bloqueo.  El trabajo está basado en el primer capítulo del libro-taller "Tu factoría de historias" y que sirve de libro de texto en los talleres del mismo nombre. Si quieres aprender a escribir novela, puedes saber más de estos talleres aquí.   Este Cuaderno de Escritura Creativa nº 1, "10 caminos de inspiración" incluye el taller de escritura creativa "El elemento disonante", creado para el encuentro de los profesionales de la lengua LENGUANDO en impartido el pasado 8 de junio en Valencia.  "10 caminos de inspiración" está disponible en Amazon al precio de 1,5 euros.que tratará cada uno de los aspectos fundamentales de la creación de una novela.

En esta primera entrega, titulada: “10 caminos de inspiración“, se hacen 10 propuestas para despertar la inspiración. Se trata de 10 vías de búsqueda de ideas, de 10 ejercicios para excitar y ejercitar la imaginación del escritor, especialmente en aquellos momentos en que se siente acechado por el bloqueo.

El trabajo está basado en el primer capítulo del libro-taller “Tu factoría de historias” y que sirve de libro de texto en los talleres del mismo nombre. Si quieres aprender a escribir novela, puedes saber más de estos talleres aquí.

Este Cuaderno de Escritura Creativa nº 1, “10 caminos de inspiración” incluye el taller de escritura creativa “El elemento disonante”, creado para el encuentro de los profesionales de la lengua LENGUANDO en impartido el pasado 8 de junio en Valencia.

10 caminos de inspiración” está disponible en Amazon al precio de 1,5 euros.

En las próximas entregas de Cuadernos de Escritura Creativa se tratará la creación de personajes, el diseño de la trama, la proyección del conflicto narrativo y la elección del narrador, entre otros temas.

El narrador omnisciente: el guía del museo

El narrador omnisciente: el guía del museo >>

El narrador omniscienteEn la escritura de ficción, una de las cosas más difíciles de hacer que parezca fácil es crear una voz narradora nítida, única e intransferible. Cuando se trabaja con un narrador omnisciente, si el autor no le presta la debida atención es muy probable que su voz termine siendo muy similar a la de alguno de los protagonistas, llegando a utilizar incluso las mismas expresiones y giros idiomáticos.

Esto, evidentemente, no es lo que el lector espera. La del narrador omnisciente debe ser una voz en quien el lector pueda depositar su confianza. Debe ser, por tanto, una voz objetiva y libre de sentimientos que sirva al lector como medida de todos los hechos que tengan lugar en la narración. De este modo, solo de este modo, se le podrá transmitir al lector de forma efectiva toda la información que conforma el relato. En esta función, podríamos comparar la voz del narrador omnisciente con la voz del guía del museo que, con ese tono objetivo y nada sospechoso de albergar sentimientos, ni mucho menos de participar de un orgullo exagerado que le lleve a hablar de sí mismo bajo ninguna circunstancia, destaca para el lector los episodios más interesantes y jugosos de un relato, como el guía del museo lo haría de un cuadro.

Escritor, cada vez que sospeches que tu narrador omnisciente no te está quedando como debería, o simplemente por pasarle un control de calidad a su voz, piensa por un momento en ponerla en boca del guía de un museo, muy pronto comprobarás qué tipo de léxico no le es propio (vulgarismos, expresiones peculiares privativas de los personajes, construcciones que deriven en cacofonías…) y podrás eliminarlo antes de que le cause un daño irreparable a tu obra. Aquello que no te suene propio en la voz del guía de un museo tampoco habrá de serlo en la voz de tu narrador omnisciente. Así que, nunca hagas decir a tu narrador aquello que nunca creerías haber oído al guía del museo.

El narrador omnisciente: el guía del museo

© Víctor J.Sanz